La Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, emitió un alertamiento a las Unidades de Protección Civil de los Estados de Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Guerrero, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz, por le robo  de 37 mil litros de ácido fosfórico en forma líquida. 

El robo del  carro tanque de la marca Retesa, de 3 ejes, modelo 2010, placa 720UM2, de acero inoxidable que almacena 35,720 litros de ácido fosfórico en forma líquida; junto con un tracto camión de la marca Kenworth, modelo T800, año 2012, placas 116EU9 y número económico T158; las señas particulares de la unidad es de color blanco, con franjas roja, azul y gris, con la leyenda de “Autoquímicos”. 

La unidad fue sustraída el día 22 de abril del presente, aproximadamente a las 23:00 horas cruzando la caseta de San Martín Texmelucan, Puebla; tenía como destino el municipio de Tlalnepantla de Baz, Estado de México.

Las medidas que se implementaron fueron :

Policía estatal y municipal realiza recorridos por caminos, carreteras, bodegas y negocios donde pudiera comercializarse el producto o el material del carro tanque, con el apoyo de la Policía Federal, se harán revisiones en carreteras que cruzan la entidad.

· Se notifica a través de correo electrónico a las Unidades de Protección Civil de las Entidades Federativas donde podría llegar a localizarse el vehículo.

· El Gobierno del Estado de Puebla alertó a los 217 municipios de la entidad.

· A través de medios de comunicación y redes sociales se lleva a cabo la difusión de las características del carro tanque y tractocamión, así como de los números telefónicos de emergencia.

· Los Servicios de Salud a través de la Comisión Estatal para la Protección de Riesgos Sanitarios y Cuerpos de Bomberos, se encuentran preparados para atender cualquier contingencia potencial que pudiera derivarse de la fuga de producto.

Apariencia: Líquido de color incoloro, café o verde y de olor inodoro. El producto ataca con rapidez los tejidos orgánicos. Si existe exposición crónica, hay efectos de largo plazo

Inhalación: Los vapores del producto destruyen las mucosas del sistema respiratorio superior. Puede llegar a ser fatal si hay espasmos de la laringe y los bronquios. Puede producirse neumonitis química y edema pulmonar.

Ingestión: Quemaduras en la boca, garganta y estómago. En caso severo, diarrea con sangre, dificultad respiratoria, colapso, shock e incluso la muerte.

Contacto con los ojos: Es corrosivo y puede causar daños permanentes e irreversibles.

Contacto con la piel: Es corrosivo. Puede causar severas quemaduras.

Efectos Crónicos: Puede producir daños a los riñones y al hígado, así como dermatitis.