Coatzacoalcos Ver. – Por una confusión de cadáveres, la señora Dulce María Andrade recibirá a su esposo en cenizas 72 horas después de haber muerto por covid-19 en el Hospital General de Zona (GHZ) 36 del Instituto Mexicano del Seguro Social en Coatzacoalcos.

De acuerdo a información emitido por la delegación Veracruz sur del IMSS, el sábado 04 de julio se registraron dos decesos en el Hospital, uno de ellos el del señor Ángel “N” a las 11:50 horas, y se avisó de inmediato a sus familiares; el otro fallecimiento se registró por la tarde.

Sin embargo, tal y como lo señaló la señora Dulce, la funeraria no tenía disponibilidad para dar servicio el mismo sábado sino hasta el lunes, por lo que el cuerpo permaneció en el mortuorio del HGZ No. 36.

«Falleció el sábado en la mañana, y pues le dije a la funeraria que, si podían recogerlo, pero me dijeron que sería hasta el lunes porque ellos no trabajan el fin de semana y pues hoy fuimos como a las once de la mañana y me dijeron que no sabían dónde estaba, y mire que hora y no sé nada de mi esposo», asintió doña Dulce con lágrimas.

La noche del mismo sábado se presentaron los deudos del segundo paciente fallecido, y reconocieron el cuerpo de Ángel “N” como el de su familiar, y tras una confusión les fue entregado para ser incinerado horas más tarde.,

“Desde el pasado lunes 6 de julio cuando se presentó la esposa de Ángel “N” a solicitar su cuerpo, pero no reconoció como su familiar los restos que permanecen en el mortuorio; por lo que los directivos investigaron los hechos y llegaron a la conclusión de que hubo una errónea identificación de cuerpos por parte de los deudos de la persona que falleció el mismo día por la tarde”, cita el comunicado del IMSS.

Durante varias horas a la señora Dulce no le proporcionaban información al respecto, por lo que recurrió a los medios de comunicación para denunciar este problema. Y este martes 7 de julio fue citada por la dirección general del Instituto, donde le confirmaron que su esposo fue incinerado por una confusión y le entregarían las cenizas tras concluir los trámites legales.

“Ya me van a entregar las cenizas de mi esposo y ya se reconoció el otro cuerpo y si se parecía a mi esposo, de ahí se derivo la confusión”, expresó doña Dulce quien tenía esperanzas de ver por última vez a su esposo Ángel y no logró alcanzarlo.