Habitantes y prestadores de servicios turísticos de playa azul en Tuxpan, demandan a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente poner mayor atención a la zona para evitar que la ciudadanía arroje animales muertos o realice rituales por las noches duarte los días martes y viernes.

En particular, Pedro Rodriguez Constantino, habitante de la zona de playa detalló que la gente arroja «patos, guajolote, gallinas Guinea, palomas, pollos y al terminar, la playa presenta la mortandad y al salir el sol, viene la descomposición y un ambiente insalubre».

Consideró que esta situación pone en riesgo la salud de las personas que visitan la playa, por lo que dijo que es conveniente frenar las malas prácticas que realiza la ciudadanía, las cuales calificó como absurdas.

Por ello, insistió que las autoridades ambientales deben poner mayor atención a la zona de playa, pero sobre todo al existir la contingencia sanitaria por el COVID-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Tu nombre por favor