La Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) reveló que el confinamiento provocado por el covid-19 provocó que 150 mil tiendas de la esquina bajaran la cortina.

Al dar a conocer los resultados de su décimo segunda Encuesta sobre el Impacto Covid-19 en el Pequeño Comercio, el organismo precisó que el 93.52% de los pequeños comerciantes encuestados, manifestaron que los factores que orillan al cierre son el desplome de las ventas que se combina con los elevados costos de los servicios públicos como la energía eléctrica y las gasolinas; por si fuera poco, también se suman la falta de capital de trabajo y plazos reducidos para pago a proveedores.

“Hemos estado padeciendo los estragos de esta amenaza invisible, que ha dañado de manera severa a la actividad económica del país… La principal razón por la que han cerrado estas pequeñas tiendas por las bajas ventas que han reportado como consecuencia del confinamiento social y de los menores ingresos de las personas debido a la crisis económica”, señaló Cuauhtémoc Rivera, líder de la ANPEC.

La encuesta se realizó durante la primera quincena de julio, con una muestra representativa de mil 147 comercios del Valle de México, Veracruz y Oaxaca, con el objetivo de despejar las afectaciones que la pandemia de covid-19 ha causado en el comercio en pequeño, que son el motor de la economía local y promotor de la microeconomía en nuestro país.

La ANPEC recordó que la economía mexicana atraviesa por un momento “inédito y adverso”.

Con 12 millones de empleos temporalmente suspendidos, una caía del ingreso de los mexicanos; una mayor carestía de la vida (hasta un 80% en los precios de productos de consumo obligado); una caída del consumo hasta un 25% y una recesión económica que podría superar el 10% para el 2020.

“Este negro panorama es el impacto económico del Covid-19 en México que, aunado a su letalidad proyectada para este año, cerca de las 90 mil muertes en el mundo y más de medio millón de contagios, sin duda, esta pandemia está castigando severamente al país”.

Aunado a lo anterior, la encuesta arrojó que el 89% de los entrevistados manifestó no haber recibido ningún apoyo del gobierno ni de proveedores para sortear los estragos de covid-19.

El 70% percibe un mal manejo de la emergencia sanitaria, confuso y contradictorio por parte del gobierno. Por ejemplo: No se terminan de poner de acuerdo si es necesario o no, el uso del cubrebocas. Mientras que otro 60% no cree en el gobierno cuando habla sobre las medidas que deben seguir o aplicarse para la reactivación económica.