Con 111 votos a favor y uno en contra, el pleno de la Cámara Alta del Senado aprobó la modificación a los artículos 108 y 111 de la Constitución, en materia de fuero tanto para el presidente de la República como para los diputados federales y senadores.

El dictamen de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Gobernación y Estudios Legislativos Segunda, fue defendido por los representantes de varios partidos políticos en el Senado de la República, aunque Movimiento Ciudadano había presentado un voto particular que no se permitió discutir en tribuna.

Con la aprobación de la reforma constitucional, el presidente de la República y los legisladores federales podrán ser juzgados por corrupción y fraude electoral, además de traición a la patria y delitos graves.

El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Eduardo Ramírez, dijo que con esta iniciativa enviada por el Ejecutivo, se cumple con la exigencia ciudadana de frenar la corrupción.

A su vez, la presidenta de la Comisión Estudios Legislativos Segunda, Ana Lilia Rivera, aseguró que esta reforma implica que el Ejecutivo federal y los diputados y senadores podrán ser juzgados por traición a la patria y delitos graves.

Pero también, abundó, por violación, delitos electorales, corrupción, desaparición de personas, delitos en materia de armas de fuego y explosivos y delitos en materia de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos, con lo que se amplía el catálogo de delitos para juzgar a estos funcionarios públicos.

Luego de la discusión en lo general y sin discusión en particular, se pasó a la votación que concluyó con 111 sufragios a favor y uno en contra. La senadora de Morena, Lucía Meza, trató de votar después de que se había cerrado el tablero electrónico y ya no se contó su voto.