Información de Noroeste

Solo 25 por ciento de las pesquerías en México cuentan con un programa de manejo, lo que pone en riesgo a la pesca y a los ecosistemas marinos en el país, alertó el investigador Esteban García-Peña Valenzuela.

El director de campañas en pesquerías de la organización conservacionista Oceana México lamentó que a pesar de que urge restauración, no hay actualmente ninguna acción de parte del gobierno de México para contrarrestar el deterioro de las especies de importancia comercial ni de sus hábitats.

«Únicamente el 25 por ciento de las pesquerías cuenta con un plan de manejo, hay un estudio hecho para México que dice que por esa inconsistencia, se pierden hasta mil millones de pesos al año», expuso durante el foro «Navegando entre Datos: Innovación para salvar los océanos».

El especialista lamentó que el Estado mexicano mantenga relegado al sector pesquero, y en especial en materia de investigación, ya que la Carta Nacional Pesquera (CNP) no refleja la realidad de esta actividad económica ni sus impactos, a pesar de ser el documento rector para la expedición de permisos y evitar la sobreexplotación.

El estudio «Auditoría Pesquera», a cargo de Oceana, arrojó que sólo el 4 por ciento de los datos de la CNP son sustentados con información pública, por lo que prevalecen importantes vacíos de conocimiento que impiden adoptar decisiones acertadas en la política pública.

–¿Qué trae esto como consecuencia?

–Principalmente afecta nuestra seguridad alimentaria; no estamos restaurando las pesquerías, por lo tanto no tenemos seguridad de cuánto nos queda, por eso decimos que estamos pescando a ciegas», advirtió Esteban García-Peña al mismo tiempo que puso énfasis en el abandono en que ha caído este sector.

«Este gobierno en particular no está dando atención a la pesca; ésta ha ido decreciendo, por lo tanto, el sector pesquero está en riesgo y también los ecosistemas marinos», reiteró.

En este tema, insistió sobre la importancia de tomar en cuenta medidas de restauración de las pesquerías deterioradas y del medio ambiente, y no sólo enfocarse en vedas y zonas restringidas a la pesca, como únicas medidas.

Para ejemplificar, urgió a la recuperación de los humedales costeros y zonas de manglar, donde se reproduce el 90 por ciento de las especies pesqueras de importancia comercial. En cambio, la destrucción de estos ecosistemas continúa imparable, criticó.