El que fuera acusado de presuntos conflictos de interés por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, Guillermo García Alcocer, renunció finalmente a la presidencia de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) por tener una visión incompatible con la que hoy tiene el regulador.

En una carta en Twitter a la opinión pública, García Alcocer dijo “después de tres años de haber ocupado la posición que ha implicado los mayores retos y satisfacciones de mi carrera profesional, he decidido separarme del cargo de comisionado presidente de la CRE a partir del 15 de junio de 2019”.

“La máxima instancia de toma de decisiones de la CRE, el órgano de gobierno, tiene hoy una nueva composición con una visión mayoritaria diferente a la mía. Si bien tenemos puntos de vista y enfoques técnicos incompatibles, hemos coincidido en el objetivo de garantizar el suministro de energéticos de calidad y a precios asequ8ibles en México”, aseveró.