Pekín, China.- En este país asiático, cerca de 50 mil personas estudian español, 135 universidades imparten clases de nuestro idioma y el gobierno chino lo incluyó como lengua extranjera optativa (junto con el francés, alemán e inglés) en el plan de estudios de secundaria, y en algunas primarias.

Por ello, la Sede UNAM-China (Centro de Estudios Mexicanos), encabezada por Guillermo Pulido, promueve su aprendizaje y la labor del Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE), pues hay gran interés en el conocimiento del castellano.

Al participar en la mesa redonda El Español, un Valor en Alza en China, organizada recientemente por el Instituto Cervantes de Pekín, en esa ciudad asiática, Raúl López Parra, coordinador de Vinculación y Comunicación de esa sede, explicó que el SIELE certifica el grado de dominio de este idioma entre estudiantes y profesionales extranjeros.

Con ese objetivo, precisó, “hemos impulsado la organización de conferencias, mesas redondas, talleres, ciclos de cine y concursos. Organizamos el primer Concurso Nacional Universitario de Cuento en Español de China, en el que se presentaron 162 trabajos de más de 40 universidades. Las obras ganadoras se editarán bajo el sello de Publicaciones UNAM de forma bilingüe: chino-español”.

El SIELE, detalló, es el primer certificado digital con reconocimiento internacional que acredita el dominio del idioma desde la perspectiva panhispánica, y da cuenta de su riqueza y diversidad.

Esta prueba fue diseñada y creada en 2015 de forma conjunta por la UNAM, el Instituto Cervantes y las universidades de Salamanca y la de Buenos Aires de Argentina, lo que garantiza estándares de calidad y buenas prácticas en la elaboración de las pruebas, y el uso de distintas variedades lingüísticas del mundo hispano.

Casi nula similitud

Una de las primeras barreras que enfrentan los sinohablantes (hablantes del chino) es la casi nula similitud entre el mandarín y el español, de ahí que el aprendizaje sea todo un reto.

Por ello, uno de los objetivos es contar con docentes capacitados para adaptarse a los diferentes niveles educativos, debido a que las necesidades para un estudiante de secundaria son distintas a las de alumnos universitarios, se dijo en la reunión.

“Como apoyo para el aprendizaje del español, contribuimos a la apertura de Rincones UNAM, a fin de promover los recursos de la plataforma Descarga Cultura. Ya se han instalado cinco ‘Rincones’ en universidades chinas y en el Instituto Cervantes de Pekín. Actualmente trabajamos para cambiar la imagen de estos espacios y pronto se abrirán otros”, apuntó López Parra.

No obstante, se requiere reforzar los programas académicos para formar a un mayor número de profesores y apoyar a los jóvenes en su vocación.

Trabajo diverso 

La UNAM (alojada en la Universidad de Estudios Extranjeros de Pekín) y su labor consideran disciplinas como humanidades, artes, ciencias, innovación tecnológica, historia y literatura, entre otras.

“En lo referente a la movilidad estudiantil de China a la UNAM, hemos apoyado para que alumnos de licenciatura de la carrera de Español y Filología hispánica hagan su intercambio en las facultades de Filosofía y Letras, Economía, y Contaduría y Administración, así como en el Centro de Enseñanza para Extranjeros y en el posgrado”, concluyó.