Un juez federal giró órdenes de aprehensión en contra del dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira, y de Emilio Lozoya Austin, el hombre asignado por Enrique Peña Nieto a Petróleos Mexicanos (Pemex) durante su mandato, confirmaron fuentes de la Fiscalía General de la República (FGR) a la agencia oficial del Estado Mexicana, Notimex.

En el caso del directivo de Altos Hornos de México, habría sido detenido en Mallorca, España, por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol, por sus siglas en inglés), según confirmaron fuentes a la prensa nacional. De Lozoya Austin se desconoce su paradero.

Ayer, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) bloqueó las cuentas de Emilio Lozoya y de su hermana Susana Gilda, así como las de Ancira Elizondo.

De acuerdo con la UIF, el bloqueo de las cuentas se debió a la recompra que hizo Pemex, a un supuesto sobreprecio, de una planta de producción de fertilizantes que contenía maquinaría chatarra o inservible (que estaba en poder de AHMSA), la cual ocurrió en 2014 durante la administración de Lozoya.

Lozoya es el primer funcionario de la administración de Enrique Peña Nieto que es detenido por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, dijo este martes que hay elementos para hablar de casos de corrupción vinculados con su administración (2012 a 2016).

Apenas el pasado 22 de mayo, la Secretaría de la Función Pública (SFP) lo inhabilitó por 10 años como resultado de “un cuidadoso procedimiento de responsabilidades administrativas” en donde, entre otras cosas, se detectó que se proporcionó información falsa en la declaración de situación patrimonial. En dos ocasiones se omitió una cuenta bancaria que registraba saldos de cientos de miles de pesos.

  Lozoya Austin es señalado por recibir sobornos de 10 millones de dólares entre 2012 y 2014, a cambio de ayudar a la constructora brasileña Odebrecht para conseguir licitaciones con Pemex.

El ex directivo de Pemex ha negado las acusaciones de sobornos y también ha anunciado demandas por daño moral.