Tuxpan Veracruz.- El marino que había sido reportado como desaparecido el pasado 26 de agosto, ya fue localizado por las autoridades, sano y salvo. De acuerdo a los reportes policiacos el elemento de la Secretaría de Marina fue localizado en la casa de un sexo servidor, por lo que se descartó cualquier delito en su contra.

Trascendió que el hombre de 35 años de nombre Everardo Alfonso N., y con el grado de Cabo Oficinistas de la secretaria de Marina, el día sábado 25 de agosto llegó a la casa de su cuñado en el fraccionamiento Petrópolis, allí estuvo consumiendo bebidas embriagantes hasta las 02:00 horas del día domingo.

Posteriormente le pidió el automóvil prestado a su cuñado para regresar a su casa, que es en el mismo fraccionamiento Petrópolis, sin embargo, nunca llegó a su casa, el hábil sujeto se fue de parranda.

La mañana del domingo y después de que su esposa llegara a casa de trabajar se dio cuenta que su marido no estaba, por lo que fue a buscar a casa de su hermano, allí el joven le notificó que estuvieron bebiendo durante la noche hasta la madrugada y que Alfonso le pidió prestado el carro para llegar a su hogar.

Debido a esta situación y ante el temor de que fuera víctima de algún delito sus familiares comenzaron a buscarlo, sin tener éxito alguno por lo que pidieron apoyo a la Marina y a las autoridades ministeriales.

Fue hasta un reporte de un vecino quien alertó a las autoridades sobre un carro abandonado en la calle Rosales, de la colonia Federico García Blanco, por lo que de manera inmediata y se trasladaron de inmediato hacia el lugar para tratar de ubicar el paradero del marino.

No batallaron demasiado puesto que Policías Ministeriales se entrevistaron con un vecino de nombre Antonio Aran N., de ocupación sexo servidor y transexual quien explicó a las autoridades que Alfonso se encontraba al interior de su vivienda, ya que había contratado sus servicios sexuales.

El sexoservidor de 27 años, explicó a las autoridades que si cliente le había comentado que allí dejaría el carro y que si llegaba algún familiar o abrían el coche, el solo debería de responder que allí lo habían dejado y que desconocía de quien era, ya luego Alfonso inventariado un robo o que sujetos armados lo habían tratado de levantar para justificar su ausencia, todo estaba planeado pero con lo que no contaba el Marino es que el trabajador sexual no estaba dispuesto a mentir y a meterse en problemas.

El cabo de la Marina fue asegurado por elementos de la Policía Ministerial quienes con su presentación ante un Fiscal de la Unidad Integral de Procuración de Justicia finalizaron la búsqueda del sujeto el cual resultó no estar desaparecido