Rosa Kornfeld-Matte, experta de la ONU en derechos humanos, pidió a la sociedad que muestre su solidaridad y proteja mejor a las personas mayores, uno de los grupos más afectados por la pandemia del Covid-19.

Y advirtió que las medidas de distanciamiento social no deben convertirse en exclusión.

“Son alarmantes los reportes de personas mayores abandonadas en asilos, o de cadáveres sin reclamo en las mismas instituciones. Se trata de algo inaceptable”, señaló este viernes Kornfeld-Matte, especialista en el goce de los derechos humanos por las personas de la tercera edad.

Tras recordar que las personas mayores están expuestas a “entornos de alto riesgo como las instituciones”, más allá de que están en riesgo de muerte por el Covid-19, destacó que hay casos de mayor preocupación en este sector de la población, como las personas con afectaciones de salud que viven socialmente excluidas, que viven en condiciones de pobreza, con acceso limitado a servicios de salud o en espacios confinados como prisiones y asilos.

“Esta exclusión social se ve exacerbada por las medidas de distanciamiento social, como el negar visitas en hogares de cuidado”, apuntó.

La experta independiente sostuvo que las personas mayores “ya afrontan una discriminación particular por motivos de su edad”, por lo que en estos momentos de crisis sanitaria mundial se requiere garantizar sus derechos, entre ellos el acceso a la atención médica.

“Me preocupa profundamente que las decisiones sobre la asignación de recursos médicos escasos, como los ventiladores en las unidades de cuidados intensivos, puedan ser tomados únicamente en función de la edad, negando a personas mayores su derecho a la salud y a la vida en igualdad de condiciones con las demás personas”, destacó Kornfeld-Matte.

Agregó que urgen protocolos de clasificación de pacientes “en función de las necesidades médicas, la mejor evidencia científica disponible, y no por criterios no médicos como la edad o condición de discapacidad”.

Pese a que las personas mayores se han vuelto visibles en medio de la pandemia, “sus voces, opiniones y preocupaciones no han sido escuchadas”, y por el contrario se ha vuelto evidente la discriminación por motivos de edad, recalcó.

Finalmente, lamentó que en redes sociales se utiliza “un lenguaje cruel y deshumanizante” en torno a las personas mayores y su vulnerabilidad ante la pandemia, e insistió en su llamado a apoyar a ese sector de la población, de manera que “las comunidades y generaciones deben unirse para superar esta crisis en solidaridad”.

Con información de Proceso  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Tu nombre por favor