a sequía en Veracruz ha dejado daños importantes a la ganadería del estado que, literal, reporta vacas flacas que no tendrán crías para el próximo año; hasta el momento los ganaderos en las diferentes regiones del estado han registrado una pérdida que asciende a más de siete mil 500 cabezas, pero la cifra puede seguir aumentando.

Ricardo Pérez, presidente de la Asociación Ganadera de Tampico Alto, en el norte de Veracruz, refirió que este año se registró una sequía atípica en su región, donde se han perdido más de tres mil reses, aseguró.

Además, dijo, se están perdiendo las praderas. Esta seca ya causó además la migración de productores de ganado, que al ver perdido su hato, salieron de sus comunidades para buscar ocuparse en otras actividades.

No hay agua para el ganado, no hay agua para la gente. Estamos viviendo una situación extremadamente grave que no sabemos qué va a pasar. El daño en este momento ya es incalculable”, aseguró.

Además, dijo, se están perdiendo las praderas. Esta seca ya causó además la migración de productores de ganado, que al ver perdido su hato, salieron de sus comunidades para buscar ocuparse en otras actividades.

No hay agua para el ganado, no hay agua para la gente. Estamos viviendo una situación extremadamente grave que no sabemos qué va a pasar. El daño en este momento ya es incalculable”, aseguró.