Tuxpan.- En estos últimos meses se ha incrementado la práctica del «sexting» entre los adolescentes de la ciudad de Tuxpan.


«Sexting» es una práctica asociada directamente a mensajes de índole sexual, entre niños y jóvenes, sin prever las posibles implicaciones de esta difusión. En esta transmisión va implícita la “traición” a la intención original del mensaje y, dada la potencialización que tiene internet, se incrementa el riesgo.


Desde el 2016 México ocupa el primer lugar en la practica del «Sexting» en América Latina, exponiendo la intimidad de niños y adolescentes, ya que en muchas ocasiones estas imágenes son exhibidas a través de las redes sociales como Facebook.


En Tuxpan los adolescentes conocen esta práctica como «pasar el pack´s», allí hombres y mujeres quedan expuestos, ya que en ocasiones estas imágenes la pasan por confianza sin pensar que estas podrían ser expuestas en las redes sociales

Esta práctica se realiza desde el 2009, pero cada día disminuye mas el rango de edades en donde quedan más expuestos los adolescentes y niños, las causas debido al fácil acceso a la tecnología móvil y a las redes sociales,
«El sexting» está ligado a fenómenos complejos como la pérdida de la privacidad, las prácticas sexuales virtuales, chantaje y otras conductas que tienen consecuencias psicológicas, legales y personales graves para los menores de edad.

Conforme a lo señalado por la organización civil ASI, «el sexting» es una práctica popular entre adolescentes de 12 a 16 años y de acuerdo con sus encuestas, el 90% de las imágenes o videos compartidos son protagonizados por mujeres.

En la Delegación Regional de la SEV ya se tienen tres quejas por «Sexting», las cuales ya han sido canalizadas a la Unidad Integral de Procuracion de Justicia y a la Policía Cibernética, a fin de dar con los responsables de estas situaciones.

De acuerdo con el Código Penal del Estado de Veracruz en el capítulo IV, que establece los delitos contra la intimidad personal y la inviolabilidad del secreto, en el artículo 177 Bis adicionado el 23 de agosto del 2018 menciona lo siguiente: A quien, aprovechándose de la confianza depositada en él, difunda, revele, transmita, reproduzca imágenes audiovisuales, con contenido pornográfico, entendido este como la exhibición del pene, senos, glúteos, la vagina o bien actos sexuales, sin el consentimiento de la persona que deba otorgarlo, se le impondrán pena de prisión de cinco a diez años y multa de doscientas a quinientas Unidades de Medida y Actualización. Cuando exista ánimo lucrativo, la pena de prisión se aumentará hasta en una mitad adicional. Además se decretará el decomiso de los objetos, instrumentos y productos del delito, y se ordenará la destrucción de los materiales gráficos.

Por otra parte, esta ley también castiga a aquellos que reciben estas imágenes o compran este material tal y como o establece el Código Penal del Estado, en otro apartado del 177 Ter, establece que: A quien reciba u obtenga de una persona, imágenes, textos o grabaciones de voz o audiovisuales de contenido pornográfico y las revele o difunda con fines de lucro y sin el consentimiento de la persona que expresamente puede otorgarlo, en perjuicio de su intimidad, se le impondrán de dos a diez años de prisión y multa de cien a doscientas Unidades de Medida y Actualización. Además se decretará el decomiso de los objetos, instrumentos y productos del delito, y se ordenará la destrucción de los materiales gráfico.

Cada vez a edades más tempranas los niños envían imágenes ante la facilidad de acceder a dispositivos móviles, y con ello se han incrementado, entre otros, los incidentes graves asociados a ciberbullying, ciberacoso, pornografía infantil y extorsión.

«El Sexting» es una práctica que no se puede erradicar, pero si se puede alertar a los jóvenes, sobre los riesgos que con lleva compartir este tipo de fotografías que dejan al descubierto la intimidad y de las consecuencias que se podrían generar en caso de decidir dar a conocer a otros dichas fotografías.
La diputada de Morena, Lizeth Amayrani Guerra Méndez, presentó una iniciativa contra esta práctica como un tipo de violencia sexual contra las mujeres en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, toda vez que esta práctica se ha generalizado entre menores de edad.

De acuerdo con la legisladora, en 2016, México ocupó el primer lugar en esta práctica en la región de América Latina y de los 11.5 millones de personas entre los 6 y 19 años que utilizan las Tecnologías de la Información y Comunicación, 4 millones conocen a alguien que se ha involucrado en esta práctica, de acuerdo con datos del INAI.