La piñatería “Ramírez” es una microempresa familiar que inició hace más de 30 años en Reynosa Tamaulipas, de la mano de Nicandro Javier Avalos y Dionisia Ramírez. 

Nicandro es originario de Poza Rica Veracruz, es mago y brindaba espectáculos en circos en diversos municipios del Estado, así como en otras ciudades del país, y por las giras que realizaba conoció a Dionisia, oriunda de Hidalgo. 

Al tiempo se casaron y decidieron mudarse a la ciudad fronteriza con Estados Unidos, allí iniciaron con la piñatería y decidieron ponerle “Ramírez” en honor al apellido de la señora Dionisia.

Es así como inicia esta travesía familiar en la que Dalton Javier Avalos Ramírez, hijo mayor de la familia, quedo a cargo del negocio junto con su hermana Denisse Adriana quien se encarga de la decoración, además de sus hermanos Luis, Alan y Dylan, quienes también son parte de la elaboración de las piñatas. A pesar de que Dalton es ingeniero Químico y Dennis ingeniera industrial decidieron no ejercer su profesión.

Ellos, crecieron entre la elaboración de piñatas por lo que tomaron especial cariño a este negocio al que cada uno ha aportado su tiempo y dedicación, razón por la cual decidieron continuar con el oficio de sus padres y con el paso de los años lograron abrir otra sucursal. 

Avalos Ramírez relató que cuando sus padres iniciaron con el negocio no fue fácil, puesto que el diseño de las piñatas no quedaba como esperaban, pero con la práctica fueron perfeccionando la técnica hasta hoy ser una de las más reconocidas en redes sociales, en el país y en el extranjero.

En los años ochenta comenzaron con la elaboración de las tradicionales piñatas, además de bailarinas exóticas o teiboleras, mismas que comenzaron a generar gran expectación entre los habitantes de Reynosa.

Al ver que las piezas eran adquiridas empezaron a contratar personal, en su momento hasta 50 personas emplearon, pero posteriormente fueron los hijos de la familia que decidieron hacerse cargo del negocio. 

Las redes sociales han sido la punta de lanza para poder generar recursos económicos y ofertar las piezas que elaboran, mismas que han logrado ser comercializadas no solo en Reynosa, sino también en Estados Unidos y otros países, esto luego de elaborar piñatas desde actores, comediantes, cantantes, futbolistas y políticos.  

El elaborar este tipo de piñatas surgió para que la gente adulta se anime a adquirir una para su fiesta de cumpleaños, “desde niños estamos acostumbrados a tener nuestra piñata y llegamos a una edad que ya no tenemos una, porque ya es un poco ridículo, entonces sabes que, hacer una piñata de un artista, político que esté de moda y ese es como el concepto”. dijo Dalton Javier.

La primera piñata de moda que elaboraron fue el del futbolista Arjen Robben, el delantero holandés causante de la eliminación de la selección mexicana en octavos de final en el mundial de Brasil 2014 con el que nació la frase “No Era Penal”. De ahí le siguió Donald Trump, presidente de Estados Unidos y Andrés Manuel López Obrador en México, por mencionar algunas de las piñatas que se virilizaron a través de las redes sociales.

Gracias a las redes sociales una estudiante de Dallas Texas contacto a la piñatería para realizar un cortometraje y una vez terminado fueron invitados a ver el estreno en esa ciudad.

Otra de las piezas que ha marcado el trabajo de la familia es la piñata de Thalia, misma que fue elaborada luego de que la artista grabara el video “Me escuchan, me oyen, me sienten, tiki, tiki. tiki”, pues Denisse Adriana, la decoradora de la familia detalló que un grupo de fans de Matamoros los localizó para adquirir el diseño y hacerla llegar hasta Nueva York.

Esto luego de que Thalia viera a través de las redes sociales que la piñatería “Ramírez” elaboró una igual a ella y por este medio solicito la pieza para el día de su cumpleaños.

En el 2020 las piñatas que se hicieron virales fueron la de Karla Panini, Américo Garza, el coronavirus y el de Gabriel Soto, con este último les costó perder casi 300 mil seguidores en su página de Facebook luego de que fuera reportada por contenido no apropiado tras el video intimo que circulo en redes sociales.

Por la piñata de Gabriel Soto, la familia Avalos Ramírez ha recibido intimidaciones a través de redes sociales y whatssap haciendo alusión que ya fueron demandados, sin embargo, no han recibido un citatorio formal que indique que enfrentan una demanda por esta situación. 

La piñatería “Ramírez” se encuentra en la calle Nicolás Bravo en la zona centro de Reynosa Tamaulipas y la gente puede encontrar piezas desde 200 pesos hasta los mil 500 pesos, dependiendo del material y diseño que soliciten.