#UnDíaComoHoy de 1873

La historia ferrocarrilera de México comenzó en 1837 cuando el presidente Anastasio Bustamante le otorgó al ex-ministro de hacienda Francisco Arriaga, la construcción de la primera línea ferroviaria que pretendía enlazar el puerto de Veracruz a la capital de México a un costo estimado de $ 6,500,000.   Sin embargo, fue hasta el 16 de septiembre de 1850 que se inauguraron los primeros 13 km. desde el puerto hasta el Molino.  Tres semanas después se abrió este primer tramo al público.

Entre 1849 y 1850, el francés Hippolyte du Pasquier de Dommartin consiguió la autorización por parte de los gobiernos de Chihuahua y Sonora para construir una línea Interoceánica.  Sin embargo, Antonio López de Santa Anna primero le suprimió por ser del fuero federal y después se la otorgó sin los subsidios y condiciones deseados, ya con el Tratado de Mesilla, el territorio correspondiente salió de manos mexicanas.

En 1856 el presiente Comonfort otorgó una concesión a la familia Escandón para construir una línea desde la capital hasta antes mencionado puerto.  Se puso en servicio el tramo México a la Villa de Guadalupe en julio del año siguiente.

En 1858, Manuel Escandón declaró: “Desde que en Europa hubo ferrocarriles, la idea de hacer uno en México ha sido en mí una especia de manía. Considero que lo que me queda por hacer en la tierra es esta obra clásica… Mis recursos los he empleado sin tasa en el negocio excediendo ya de 2, 000,000 de pesos los que van invertidos hasta el presente”.

La parte que une México con Puebla comenzó a funcionar en 1869 obra que se inició durante el gobierno de Benito Juárez. Fueron construidos 10 viaductos, 148 puentes (de los cuales el más grande mide 228 metros de largo), 358 alcantarillas y quince túneles; el trazo más difícil fue el ubicado en Cumbres de Maltrata. El costo fue de 27 millones de pesos.

Fue hasta diciembre de 1872 que se le completó el tramo a Veracruz y llevando el Presidente Sebastián de Lerdo de Tejada el primer tren procedente de la Ciudad de México llegó al puerto el 1 de enero de 1873.

De esta fecha histórica para los veracruzanos,  Antonio García Cubas refiere: “Poco después de las cinco de la mañana salió el primer tren con el Presidente de la República, la comitiva oficial y porción de ciudadanos caracterizados, anunciando las salvas de artillería, las músicas y repiques la partida de los trenes, que llevaban uno en calidad de explorador. En todas las estaciones había música y los jefes políticos dirigían alocuciones al Presidente de la República […] llegó la comitiva a Orizaba a las seis de la tarde, siendo inmensa la concurrencia que había en la estación. […] Al día siguiente, día 2, a las doce, partió la comitiva oficial para Veracruz. A las siete y media de la noche llegó a ese puerto”.

Desde entonces y hasta mediados del siglo XX, será el medio de transporte más usual para pasajeros y mercancías. Antes del desarrollo del automóvil, era común escuchar la expresión: “Quien no ha subido al ferrocarril ignora lo que es el vértigo de la velocidad.”

Con información de Centro INAH Chihuahua

Imagen de portada:

Autor: Santiago Hernández

Año: 1874

Tipo de material:  Litografía

Colección:  Particular

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Tu nombre por favor