La laguna de Metzabok, una de las 21 que conforman el sistema lagunero del mismo nombre, dentro de la Selva Lacandona, en Ocosingo, Chiapas, está seca.

En 2004, el sistema lagunero fue declarado sitio Ramsar, humedales de importancia internacional.

Según expertos, la falta de lluvias y las altas temperaturas, efectos de la canícula en este año, han provocado la sequía de la laguna.

«Este año, según los datos que proporciona Conagua, del 2010 al 2019, la precipitación disminuyó un 40 por ciento. Pasamos de estar a 30 grados centígrados en 2010 a 34 grados centígrados en 2019, por lo que este año ha sido uno de los más calurosos de la historia», explicó Santiago Landois Álvarez Icasa, coordinador especialista de las Áreas de Protección de Flora y Fauna Naha-Metzabok.

Sin embargo, hay otro factor que provocó la sequía de esta laguna. Su tipo de suelo es cárstico, se disuelve con facilidad y filtra el agua, distribuyéndola en otros cuerpos laguneros, por lo que «este fenómeno es parte del equilibrio de la naturaleza», dijo Landois.

«Este fenómeno es natural y ya ha pasado en otras ocasiones, fue hace 60 años aproximadamente que esta laguna se secó en su totalidad y tardó entre cinco y siete años en recuperar su nivel», dijo el coordinador de la APFF Naha – Metzabok.

Por lo pronto se espera que las precipitaciones de septiembre y octubre sean abundantes para que Metzabock comience a recuperar su nivel, pues no es una laguna que se alimente de ríos o sea un yacimiento de agua, sino depende de que otras lagunas aumenten su nivel de agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Tu nombre por favor