A un año de lograr un acuerdo entre el Gobierno federal y la Iniciativa Privada en el tema de los gasoductos, cuyos contratos fueron calificados como «leoninos», 3 de los 7 que son muestran avances mínimos en su construcción.

Se trata de los gasoductos Samalayuca-Sásabe, Tuxpan-Tula y Tula-Villa de Reyes, los cuales reportan un avance del 81, 87 y 83 por ciento, respectivamente, según el Segundo Informe de labores de la Secretaría de Energía (Sener).

En abril del año pasado, el Periódico REFORMA publicó que la mayoría de los conflictos, en temas de construcción, estaban relacionados con problemáticas que podrían resolverse en diversas instancias a cargo del Ejecutivo, según un análisis elaborado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En dicho documento, se muestra que el avance de los ductos, en ese momento, era del 78 por ciento para el Samalayuca-Sásabe; 86 para el Tuxpan-Tula y 80 para el Tula – Villa de Reyes.

Tales ductos ayudarán a suministrar gas natural a los estados de Chihuahua, Sonora, Veracruz, San Luis Potosí, Puebla, Hidalgo y Estado de México.

Daniel Salomón, asociado de la firma González Calvillo, comentó que es importante que dichos gasoductos entren en operación porque se diseñaron para cubrir una demanda en ciertas zonas del País.

«Los tres sistemas son importantes para cubrir la demanda en ciertas zonas, específicamente el Samalayuca-Sásabe, que ofrece una alternativa para la demanda del noroeste del País, y los otros dos son una alternativa para traer gas natural importado al centro del País», dijo.

Por otro lado, que entren en operación y se solucionen esos conflictos es importante por el tema de la inversión, porque muchos tienen financiamientos pendientes.

«Además, parte de la negociación que se tuvo fue que CFE ya no pagaría la tarifa de base firme (es decir, antes, si se retrasaba la entrada en operación por caso fortuito, CFE tenía que pagar ese cargo base) y quienes lo asumen ahora son las empresas», señaló Salomón.

Tres de los ductos en disputa han logrado entrar en operación: uno es el Sur de Texas-Tuxpan, que arrancó en septiembre del 2019, con una capacidad de 2 mil 600 millones de pies cúbicos diarios; otro es La Laguna-Aguascalientes, que inició operaciones en diciembre de 2019, y el Villa de Reyes-Aguascalientes-Guadalajara, entró en operación en junio pasado.

En cuanto al gasoducto Guaymas-El Oro, operó de abril a agosto del 2017, pero se detuvo debido a que integrantes de la comunidad Yaqui desenterraron una parte del ducto y hasta la fecha no ha podido solucionarse el conflicto.