En Tuxpan urge que se realice una reingeniería vial bien estructurada puesto que el tema de la movilidad en esta ciudad debe ser un tema que se debe atender de manera inmediata.

La ciudad elevó su categoría en el año 1881 cuando fue reconocida como tal y desde entonces ha estado incrementado su población y por ende su tráfico vehicular, algunos gobernantes tuvieron la atinada decisión de construir un bulevar y un libramiento de cuatro carriles, pero a la fecha es insuficiente basta ver las largas filas que se realizan en horas pico y sobre todo cuando llega el turismo en temporada vacacional.

Las calles de la ciudad son demasiado angostas y es precisamente en la zona centro donde se incrementa más el problema puesto que los espacios se limitan hacia el automovilista y la colocación de vendedores ambulantes.

Son las avenidas Benito Juárez, Garizurieta, González Ortega, Fausto Vega Santander, Arteaga, Revolución, y el tramo del bulevar Independencia desde la calle Virgilio Uribe hasta la calle Galeana donde en horario normal está saturada de circulación y eso ni hablar en horas pico.

Esta mala circulación y la expansión comercial que ha sentado sus reales en el puerto provocan problemas a la población, por citar un solo ejemplo el Centro Comercial Chedrahui desde su llegada a esta ciudad ha ocasionado un sinfín de afectaciones a vecinos de la colonia Zapote Gordo.

Esto generalmente cuando los tráileres cargados con el producto para abastecer los anaqueles del centro comercial para llegar a la zona de carga toman la calle Matamoros y doblan por la avenida 5 de mayo, tirando cableado de Telefonía, de TV de Paga y de la CFE.

Los habitantes de la colonia Zapote Gordo aseguran que debido al ingreso de camiones de carga sufren cortes a los servicios y que esto se registra por lo menos una vez por semana.

Este tipo de “incidentes” ha afectado a decenas de familias y pequeños comerciantes apostados alrededor que muchas de las veces tienen pérdidas en su economía puesto que los seguros de las unidades que provocan los daños únicamente cubren lo de las empresas y no al pequeño tributario.

“A veces tiran los cables, no siempre pero ya es frecuente han tirado el de la luz los de Mega Cable y hasta los de teléfono, el 27 de junio dejaron sin servicio de Internet y sin teléfono” comenta Fernando Suárez, vecino de este sector de la ciudad.

“Si hay agentes de Tránsito, pero fue por que cambiaron la ruta para que los tráileres, antes entraban por la calle Ignacio de la Llave, ahora los están desviando por Matamoros y 5 de mayo misma ruta que usan para salir, eso es inconcebible puesto que son calles demasiados angostas” añade Víctor Loaiza, comerciante de la zona.

Las familias afectadas realizaron el llamado a las autoridades municipales para que se busquen vías alternas o estrategias que permitan abastecer de mercancía al centro comercial que se ubica en esta colonia, sin que afecte a los vecinos.

Por citar otro ejemplo  la ubicación de las terminales de autobuses de Ómnibus y  ADO, la primera se  ubica en una de las  avenidas más importantes de esta ciudad, como es la Cuauhtémoc  y 15 de septiembre, así como la bajada del puente  Tuxpan ,lo cual genera un caos vial cada que alguna de las unidades  ingresa o sale de la terminal , debido a la falta de planeación por parte de las  autoridades municipales,  ya que no existo una planeación adecuada antes de expedir los permisos  para la instalación de estas. 

Mientras que la empresa ADO que esta instalada, en el centro de la ciudad todos los días genera diariamente Caos vial sobre el bulevar independencia a la altura de la calle Vicente Guerrero, esto sin que las autoridades tengan el valor para poder retirarla de este sitio.