Tuxpan, Veracruz.- La venta de dos ajolotes en el tianguis de la colonia Pisa Flores provoco la movilización de personal de la Dirección de Ecología, sin embargo dichos especímenes no fueron incautados y solo se reportó a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), para que comiencen una investigación sobre la venta de estos ejemplares.


Los ajolotes son una especie endémica del lago de Xochimilco, sin embargo, en los últimos años han disminuido de manera alarmante su población debido a la contaminación y a la venta de los ejemplares en el mercado negro.


La Norma NOM-059-2010-SEMARNAT, los tiene dentro de su listado, ya que se le considera una especie en peligro crítico de extinción.


El ajolote es endémico de los lagos del Valle de México y que sobrevive en el lago de Xochimilco, fue llamado por los antiguos mexicanos axolotl (del náhuatl, “monstruo de agua”) y conserva características milenarias de las salamandras, pero es más cercano a ranas y sapos.


Desde antes de la colonia hasta la actualidad, el Ambystoma mexicanum su nombre científico, ha sido alimento muy apreciado por su sabor y propiedades nutritivas, lo mismo preparado en tamales que en sopas y guisados, que, aprovechado en la medicina tradicional en fórmulas de jarabe, pomada o infusiones, contra padecimientos respiratorios.


Tantas virtudes propiciaron que esta singular criatura fuera llevada al peligro de extinción, pues la mayoría de los citadinos ignora que es necesaria la repoblación del ajolote mexicano, lo mismo que frenar la degradación de su hábitat pantanosa.
Su captura continua por tradición, e incluso los acuarios comerciales los ofrecen clandestinamente como especie “rara”, a sabiendas de que la NOM-059-2010-SEMARNAT, le confiere protección especial al listarla como especie amenazada.