Los zopilotes, son aves que en su mayoría son maltratados por su aspecto y actualmente asesinados por la creencia de que curan el cáncer, así lo dio a conocer Isela Morales Martínez, bióloga y presidenta de la Red de Conservación Bionover, con sede en Tuxpan.

Destacó que estas aves, cumplen un rol importante en el ecosistema al reducir una gran cantidad de bacterias contagiosas de los cadáveres que consumen, puesto que la acidez de su estómago es 10 veces mayor que la de los humanos.

Por ello, la ambientalista, insistió que este tipo de aves son muy importantes para el equilibrio del ecosistema, porque mediante su alimentación evitan la propagación de enfermedades por virus y bacterias.

Además resaltó que es importante que la gente no crea que por consumir carne de zopilote puede curar el cáncer, puesto que no está comprobado científicamente, lo que sí está comprobado es que si no se lava o no se tiene las medidas higiénicas adecuadamente con la carne o solo el contacto, pueden contraer alguna enfermedad por bacterias o virus, puesto que se quedan en la piel de estos animales.

Dijo que «estas aves pueden contrarrestar enfermedades, pero nosotros los humanos no podemos tan fácilmente como ellos».

Las causas principales de la muerte de estas aves o su disminución en el caso del zopilote rey y el cóndor, son la caza indiscriminada, destrucción de hábitat y la intoxicación por envenenamiento.

En México existen cuatro tipos de zopilotes y un cóndor californiano, los 5 pertenecen al mismo orden, pero el zopilote rey y el cóndor californiano son las dos especies que están bajo protección de la NOM-059.

Se encuentran en gran parte del país, a excepción del zopilote rey que habita en el sureste de Veracruz, Tabasco, Chiapas y Yucatán. El cóndor californiano se encuentra en el norte como Baja California.

Comúnmente estas aves se observan alrededor de un animal muerto, pues su principal alimentación es la carroña (por esto su nombre de aves carroñeras), se alimentan de animales en descomposición.

Su nombre científico es Coragypsatratus, pero popularmente se le conoce como zopilote o zamuro. Es un ave carroñera de color negro, que se distingue por su cabeza carente de plumas, su pico en forma de gancho, sus garras enormes y sus alas largas.

Suele deambular en horas de la mañana en busca de materia orgánica y animales muertos que le sirvan para alimentarse. Llega a medir unos 60 centímetros de largo y 145 de ancho. Su hábitat natural es el sur de Estados Unidos, pasando por Chile y Argentina.

El zopilote no hace ruidos potentes, solo emite una especie de silbido para comunicarse con otros especímenes de su tipo cuando va a cazar o cuando se siente amenazado. Se le ve con frecuencia a las afueras de las ciudades y en las cercanías de mercados, mataderos o vertederos, donde se dan “banquete” con lo que encuentran entre los restos.

Arman sus nidos dentro de huecos de árboles o en rocas, usan plásticos, tapas de botellas y vidrios para armar el espacio donde colocarán los 3 huevos que ponen. La cáscara se torna verde- gris hasta llegar al blanco total, aunque algunos presentan manchas marrones.

Tanto la hembra como el macho, se encargan de empollar a los huevos durante un período de entre 28 y 41 días. Al nacer, los polluelos son blancos, y sus padres los alimentan a través de su pico. Por dos meses, permanecen en la protección del nido, al paso de 80 días, aproximadamente, ya serán capaces de volar y defenderse.

Su excelente visión facilita la cacería, a pesar de que puede sobrevivir varios días sin ingerir alimento, siempre están volando en bandadas, especialmente cuando se percatan de que hay algo cerca para devorar.

Siempre se ubican en rejas, árboles y palos porque se encuentra en constante cacería. Solo así puede mantenerse vivo. Es sociable con su misma especie, pero con los humanos se siente en permanente amenaza.

Pueden tener una expectativa de vida por 10 años, pero siempre y cuando si estan en libertad plena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Tu nombre por favor